Visión deportiva - Aprendiendo a ver
16074
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-16074,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-13.3,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive
 

Visión deportiva

¿Qué relación existe entre la visión y el deporte?

La visión resulta esencial para la adaptación al medio dinámico y constantemente cambiante que nos rodea, y constituye uno de los principales mecanismos de control de la acción.

 

En la práctica deportiva en general, en la que los jugadores y los objetos se mueven describiendo complejas y rápidas trayectorias, la importancia de la visión y la necesidad de gozar de una función visual eficiente resultan obvias. A pesar de que los entrenadores y técnicos deportivos son conscientes de la importancia de la visión en el deporte, aún no hay un conocimiento pleno de algunos factores de la función visual que resultan determinantes.

 

La visión afecta al rendimiento deportivo, a la adquisición de habilidades motoras, y puede ser mejorada mediante terapia visual.

 

“La visión constituye una herramienta de enorme importancia en la práctica deportiva, por lo que su educación debe ocupar un apartado especial en el entrenamiento del deportista, fundamentalmente cuando las tareas que debe realizar son abiertas” García Manso.

 

No olvidemos que es el sistema visual el que informa al cerebro sobre la localización, velocidad y dirección de la pelota. Esa información se complementa con la de origen propioceptivo (cinestésica, vestibular y visual) sobre la localización de las extremidades y posición del jugador. Es la unificación de esa información sensorial la que permite al jugador detener, pasar o lanzar la pelota en el momento y de la forma precisa para conseguir el resultado deseado. La mayor parte de las disciplinas deportivas requieren de un amplio rango de prácticas técnicas realizadas en una gran variedad de situaciones de juego, por lo que resulta indiscutible la implicación de distintas capacidades visuales:

 

  • Agudeza visual estática
  • Agudeza visual dinámica
  • Sensibilidad al contraste
  • Visión del color
  • Movimientos oculares
  • Flexibilidad acomodativa y de fusión
  • Percepción de la profundidad (Estereopsis)
  • Visión periférica
  • Visualización
  • Localización espacial y calculo de distancias
  • Atención visual y fijación

 

Estas son sólo algunas de las capacidades visuales necesarias para la práctica deportiva. En función de la disciplina que se practique unas capacidades deberán estar más desarrolladas que otras.

 

El objetivo de la optometría comportamental y de la terapia visual neurocognitiva es optimizar el sistema visual. En el caso de los deportistas, en el Centro de Optometría Aprendiendo A Ver se proyecta un entrenamiento visual específico, individualizado, y adecuado a su disciplina, con el objetivo de que a través de la terapia, el paciente mejore su rendimiento deportivo.