Reflejosprimitivos - Aprendiendo a ver
16070
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-16070,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-13.3,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive
 

Reflejos
primitivos

“La visión sin acción es un sueño.

Acción sin visión es simplemente pasar el tiempo.

Acción con visión es hacer una diferencia positiva”. Jack Welch Jr.

¿Qué son y para qué sirven?

Se trata de una serie de movimientos automáticos estereotipados que nos ayudan a defendernos durante los primeros años de vida.

 

Aparecen en la etapa fetal y están presentes en el momento del nacimiento para ayudarnos a avanzar por el canal uterino, succionar para alimentarnos, respirar, agarrar objetos, aferrarse a la madre, etc. Estos reflejos deben aparecer, realizar su función y desaparecer.

 

Si estos reflejos siguen presentes nos encontramos con niños que tienen un deficiente desarrollo motor, lo cual se traduce en que:

 

1.-Les cuesta coordinar sus movimientos: al montar en bici o saltar a la comba, y se muestran torpes a la hora de desarrollar actividades deportivas en general.

2.-Son inquietos y tienen dificultad para quedarse sentados sin moverse.

3.-Su capacidad de escribir y leer es muy limitada y suelen ser poco hábiles a la hora de desempeñar manualidades.

4.-Aprietan mucho cuando escriben y adoptan malas posturas.

 

Para los optometristas comportamentales es importante valorar los reflejos primitivos ya que nos ayuda a comprender las dificultades en el desarrollo visual, manifestadas a través de posturas anómalas y problemas de atención.

 

En el Centro de Optometría Comportamental Aprendiendo a Ver realizamos exámenes de los reflejos primitivos y valoramos el desarrollo motor. Sabemos que es primordial tener una buena estructura motora para poder ser eficaz en los procesos cognitivos de nivel superior como son la escritura, la lectura, la lógica o las matemáticas.