Preguntas frecuentes - Aprendiendo a ver
16076
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-16076,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-13.3,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive
 

Preguntas frecuentes

¿Diferencias entre oftalmólogo y optometrista?
Óptico-optometrista: estudia y trata las disfunciones del sistema visual.

Optometristas Comportamentales son los especialistas en tratar las anomalías visuales, las deficiencias en el desarrollo visual y los trastornos visuo-perceptivos.

Oftalmólogo; medico especialista en enfermedades y patología del ojo. Son los especialistas encargados de diagnosticar, medicar y realizar cirugías. A Su vez se dividen en diversas especialidades.

 

¿La visión no es lo mismo que la vista?
No. La vista sólo nos proporciona información de cuánto se ve y esta es sólo una de las habilidades que conforman la visión. La visión es mucho más que ver bien.

Tener una buena visión significa que tus ojos enfoquen y se muevan de manera correcta en cada situación, que trabajen de forma coordinada, que tengas una buena visión en estéreo (3D) y además, que la información que te llega a través de los ojos se procese y se analice de manera correcta.

 

¿Qué es la terapia visual?
Es un tratamiento clínico personalizado e individual, en el que se trabajan todas las habilidades visuales: Coordinación de los ojos, enfoque, fijación, habilidades visuo-perceptivas, coordinación ojo-mano, localización espacial, etc., para:
• Prevenir la aparición de problemas visuales.
• Intensificar el funcionamiento en las tareas que requieren un continuado esfuerzo visual.
• Desarrollar y mejorar las capacidades visuales y conseguir mayor eficacia en la escuela, trabajo y deportes u ocio.

Se basa en ejercicios diarios de 10-15 minutos en casa, combinados con sesiones semanales de 45 minutos en consulta.

 

¿Cuánto dura la terapia?
Depende del diagnostico de cada paciente. Podría durar desde 3-4 meses hasta los dos años.

 

¿Por qué antes no lo había escuchado?
En España es una especialidad relativamente nueva. Somos pocos los profesionales que nos dedicamos a la terapia visual neuro-cognitiva.
Sin embargo en Estados Unidos, Australia y otros países de la Unión Europea, es una disciplina mucho más conocida.

 

¿Tiene relación la visión con el aprendizaje?
Si y mucha. A través de la visión obtenemos el 80% de la información de nuestro entorno y en el caso de la lectura la visión alcanza hasta el 100% de la información. La pregunta es ¿está mi sistema visual preparado para el aprendizaje? La visión es mucho más que tener buena vista.
Estamos acostumbrados a escuchar: ¡Pero si mi hijo ve muy bien!

 

Normalmente en consulta nos encontramos a niños con una buena agudeza visual, pero todas las demás habilidades visuales están inmaduras o no son óptimas para la demanda que se exige al sistema visual. Sin embargo, es muy probable que con el apoyo de un optometrista comportamental y un buen programa de terapia visual neuro-cognitiva, las dificultades visuales que interfieren el aprendizaje se eliminen.

 

¿Soy mayor, puedo recuperar la visión tridimensional?
Si. Nunca es demasiado tarde para empezar. Nuestro sistema visual es increíblemente permeable y elástico, adaptable a nuestras necesidades vitales siempre que sepamos cómo usarlo. Los adultos también pueden optimizar, desarrollar y explotar al máximo su sistema visual.

 

Mi hijo asiste al psicólogo/logopeda/…/ una vez a la semana, ¿son compatibles ambas disciplinas?
Por supuesto si. Los optometristas comportamentales trabajamos de manera multidisciplinar para conseguir la satisfacción plena del paciente.

 

Tengo gafas, porque no veo de lejos. ¿La terapia visual va a ayudarme a mejorar mi visión?
En algunas ocasiones el uso de gafas es por sufrir estrés, cansancio visual o por un problema de enfoque, si es así la terapia visual si tiene la solución. Si el uso de las gafas es porque anatómicamente tu ojo es miope, astigmata o hipermétrope, la terapia visual te ayuda a tener un mejor sistema visual aunque tendrás que usar gafas.

 

¿Quién se beneficia de la terapia visual?

Personas con problemas de aprendizaje relacionados con la visión, puesto que muchas habilidades visuales pueden estar inpidiendo un correcto aprendizaje, como el enfoque, la coordinación de los ojos, las habilidades perceptuales, localización espacial, etc. Estrabismo y ojo vago: pueden tratarse con terapia visual en lugar de la cirugía convencional o parches. Terapia visual es muy eficaz para estas condiciones a una edad temprana, pero también tiene muy buenos resultados para los pacientes de cualquier edad. Problemas de visión inducida por el estrés: la sociedad actual demanda mucha actividad visual mediante la lata tecnología. Debido a esto, hay un número creciente de pacientes que experimentan fatiga visual, dolores de cabeza y otras dificultades relacionadas visuales.

 

Rehabilitación Visual para poblaciones especiales (accidentes cerebrovasculares, lesiones cerebrales, retrasos en el desarrollo, la esclerosis múltiple, etc.): Un trastorno neurológico o trauma en el sistema nervioso pueden afectar a la visión de una persona. Esto incluye a personas que tienen lesiones traumáticas cerebrales, accidentes cerebrovasculares, latigazo cervical, retrasos en el desarrollo, parálisis cerebral, esclerosis múltiple y otras enfermedades neurológicas.

Mejora de la visión Deportes: Incluso una buena visión puede llegar a ser mejor. Los atletas suelen utilizar la terapia visual para mejorar la coordinación ojo-mano, el tiempo de reacción visual, visión periférica, enfoque, seguimiento y habilidades de visualización.

 

¿En qué consiste una evaluación optométrica?¿Y el tratamiento?

1. Análisis de los antecedentes familiares (con información que proporcionan los padres o el paciente, a través de un cuestionario).
2. Examen por parte del optometrista del caso particular del paciente.
3. Diseño y preparación de un programa de terapia visual específico e individualizado para el paciente.
4. Sesiones de terapia (Normalmente 1/semana de una duración aproximada de 2 horas) en las que se trabaja el programa previsto, a través de ejercicios programados exclusivamente para el paciente.
5. A fin de consolidar el trabajo realizado en las sesiones de terapia, el paciente debe realizar ciertos ejercicios en casa.
6. Tras un tratamiento que va desde un mínimo de 6 meses a un máximo de 2 años, el paciente habrá desarrollado íntegramente sus habilidades visuales.